La forma física de un servidor ?>

La forma física de un servidor

Hay oficios en los cuales la condición física es un factor determinante para cumplir a cabalidad los trabajos. A pesar de que para los cerrajeros es suficiente con que tengan habilidad para que con sus manos realicen la manipulación de los mecanismos de las cerraduras, hay situaciones en las que se necesita buena flexibilidad y una movilidad moderada para alcanzar los cerramientos.

Los profesionales de la cerrajería en Pallejá, que tienen años dedicándose a este oficio tiene la capacidad para con un mínimo de movimiento corporal conseguir el objetivo del servicio de manera eficiente, pero para aquellos que no poseen la experiencia debida debe ejercer mas movimientos e incluso la fuerza para desenvolverse adecuadamente.

Movilidad en espacios reducidos

Nada está escrito en la manera que las personas construyen y decoran sus espacios, por lo que los cerrajeros se ven en la ocasión de tener que agacharse, montarse sobre alguna escalera, saltar o incluso aplicar fuerza para hacer ceder algún sistema de cerramiento.

Que un profesional de la cerrajería este en buena forma física, es positivo para la realización de un servicio eficiente, aunque no es una limitante.

El oficio de un cerrajero, requiere de ciertas condiciones para que sea considerado como eficiente a pesar de las habilidades que el individuo posea para desempeñarse, la disponibilidad de las 24 horas del día, en el cual podría agotar considerablemente al trabajador si no se cuida correctamente o se sobre carga de trabajo con turnos nocturnos.

Por lo que las actividades deportivas jugarían a favor del profesional, que también se reflejaría en el bienestar del cliente, sin lugar a dudas, aunque insisto que no es una limitante.

Trayectorias extensas dentro de la propiedad

Además de la movilidad de los espacios reducidos, también se representan las situaciones contrarias, en las que hay que atravesar largos espacios constantemente para ajustar quizás un sistema de cámaras de vigilancias o sistemas motorizados, por lo que el individuo presentaría un cansancio exagerado si no está acostumbrado a las actividades físicas, de trasladarse desde un punto a otro.

Esto no es solo para los cerrajeros, esta condición debe estar presente en todos los profesionales que hagan trabajos físicos o no. E incluso sin tener un trabajo en calle sino estar en casa trabajando el organismo necesita de una actividad física para mantenerse sano, aun más si se lleva una vida sedentaria.

Escogencia de las herramientas adecuadas

La experiencia de ciertos prestadores de servicios de esta índole, les ganas a los esfuerzos físicos usando herramientas más sofisticadas que minimicen el tiempo del trabajo y la fuerza empleada para ello.

Este es el valor de la experiencia de buen cerrajero, con la llegada de las ganzúas eléctricas, minimiza el tiempo que puede permanecer este en cuclillas frente a la cerradura mientras hace ceder el mecanismo del cilindro, cuando en solo segundo una ganzua eléctrica la libera como por arte de magia.

Claro, de no usar la ganzua correctamente el efecto sería desastroso porque podría dañar el funcionamiento de la cerradura.

Comments are closed.